Camino con Santiago

Las 7 mejores piscinas naturales de Tarragona

Salt de La Gorguina

¿Cuántos piscinas naturales hay en Tarragona? ¡Tenemos suerte! En la provincia de Tarragona nos faltan manos para contar las pozas que tenemos.

El Toll de l’Olla, Els Gorgs de La Febró, el Niu del l’Àliga… Son lugares preciosos en los que podemos refrescarnos antes de continuar con la ruta en cuestión.

En esta lista, recojo las mejores piscinas naturales de Tarragona. Como verás, hay un enlace a cada una de las rutas, por si te pica el gusanillo y quieres visitarlas.

Es importante tener en cuenta que son sitios cuya belleza gana en las estaciones húmedas del año. En verano, con la sequía, pierden parte de su atractivo.

Recuerda que son lugares muy frecuentados. Si quieres evitar aglomeraciones, visita estas piscinas naturales de Tarragona lejos de las horas centrales del día.

Antes de las piscinas naturales de Tarragona…

En Camino con Santiago, creemos en la filosofía “no dejar rastro”. En pocas palabras, significa que no debería notarse el paso de las personas por las montañas.

Trata al monte con respeto. Por lo menos, déjalo tal y como lo encontraste. Si lo quieres de verdad, recoge la basura que los incívicos arrojan en la naturaleza.

Los lugares más remotos del Himalaya se están convirtiendo en vertederos. Imagina, entonces, qué aspecto podrían tener las piscinas naturales de Tarragona.

Por cierto, antes de bañarte en cualquiera de las pozas siguientes, consulta si el baño está prohibido. Si lo está, desde luego debe ser por alguna buena razón.

A menudo, visitamos ecosistemas que sensibles a nuestro comportamiento. Por lo tanto, respeta al máximo la fauna y la flora de cada uno de estos lugares.

Bobby en el Toll de l'Olla, una de las piscinas naturales de Tarragona.
El Toll de l’Olla de Farena

El Toll de l’Olla de Farena

Ubicado en Farena, el gorg del Toll de l’Olla es uno de los más populares de las Muntanyes de Prades. Tanto es así que existe una leyenda sobre su origen.

De la misma manera que el Toll de L’Esqueix, es una poza alimentada por el río Brugent. Se trata del río que nace valle arriba en La Font de la Llúdriga.

El camino hasta el Toll de l’Olla es agradable, accesible y está rodeado de vegetación. Todo son ventajas, de ahí que sea una ruta adecuada para hacer en familia.

La excursión se puede alargar hasta otra de las piscinas naturales de Tarragona. Estoy hablando del Toll de la Manugra, situado en Les Fous de Capafonts.

Ya que estás en el valle, visita el pueblo de Farena. Es uno de los municipios mejor conservados de las Muntanyes de Prades. Te recordará a Siurana.

Toll de L'Esqueix, una de las piscinas naturales de Tarragona
El Toll de L’Esqueix

El Toll de L’Esqueix de El Pinetell

Si río arriba llegamos a Les Fous, río abajo encontramos el Toll de L’Esqueix. Es una de las piscinas naturales de Tarragona menos frecuentada, pero no menos bonita.

De hecho, es de las pozas que tienen más agua. Que haya menos visitantes no se debe tanto a su belleza, que la tiene, como a su acceso, algo más técnico.

Tanto en la ida como en la vuelta, encontrarás algún paso equipado con cuerdas y tablones. No es nada del otro mundo, pero echa para atrás a mucha gente.

Puede visitar el Toll de L’Esqueix aparcando en El Pinetell, una pedanía de Montblanc que está en el kilómetro 8 de la TV-7044, una vez dejas atrás La Riba.

La ruta en sí es fácil. Son 4,44 kilómetros y 177 metros de desnivel positivo. Es menos distancia que el Toll de l’Olla, pero tiene más subida, 40 metros más.

La Gorguina de Els Gorgs de La Febró

Els Gorgs de La Febró

Tres son los gorgs que forman Els Gorgs de La Febró. Son las piscinas naturales por excelencia de las Muntanyes de Prades, de ahí que sean tan frecuentadas.

El Gorg, El Gorguet y La Gorguina representan uno de los lugares más emblemáticos del Baix Camp. Por alguna razón esta es la ruta más visitada esta web.

Llegar hasta las piscinas está chupado. El terreno es asequible, se salva poco desnivel e incluso puedes aparcar cerca. No hay de lo que preocuparse.

Sólo hay un inconveniente, las masificaciones. Si quieres visitarlas y disfrutar de un paseo tranquilo, lo mejor es que evites las horas centrales del día.

Hay personas que prefieren venir desde Siurana, uno de los pueblos más bonitos de la provincia. Eso sí, la ruta pasa a ser algo más difícil.

Toll de la Palla de Siurana
Toll de la Palla de Siurana

El Toll de la Palla de Siurana

Si siguieras el cauce de Els Gorgs de La Febró, alcanzarías el río Siurana. El río desemboca en el pantano de Siurana. A su paso, crea 3 pozas.

Estoy hablando del Toll de la Cintenta o de la Banyera, del Toll de la Palla y del Toll del Forn. Si me preguntas a mí, me quedo de lejos con el Toll de la Palla.

Tiene una bonita cascada, está menos concurrido y ofrece diferentes zonas de baño. Es algo que en mi opinión le falla al Toll del Forn, el más visitado de los 3.

Por si fuera poco, está en un entorno excepcional, ¡Siurana! Se trata del último reducto que quedó manos sarracenas durante la reconquista de Catalunya.

Después de refrescarte, puedes volver al pueblo y disfrutar de sus visitas teatralizadas. Así conocerás, por ejemplo, la leyenda de la reina mora.

El Toll de l’Ou de la Serra del Montsant

El Toll de l’Ou del Montsant

Seguimos en la comarca del Priorat, en esta ocasión visitamos el Toll de l’Ou, una de las piscinas naturales de Tarragona más escondidas. Está en la Sierra del Montsant.

Esta sierra es conocida por su apariencia de inexpugnable. Desde Cornudella del Montsant, se alza como una barrera rocosa que parece imposible de ascender.

En su interior, y a pesar de su sequedad, encontramos el Toll de l’Ou. Es un salto de agua que alimenta 3 piscinas naturales, cada una más bonita que la anterior.

El único inconveniente está en su dificultad. Llegar hasta la piscina natural requiere una buena dosis de paciencia por el desnivel que tendrás que superar.

A esto hay que sumarle que la poza puede llegar a secarse en verano. Por todo lo anterior, disfrutar del Toll de l’Ou parece misión imposible, pero vale la pena.

Vista frontal del Niu de l'Àliga
Niu de l’Àliga de Alcover

El Niu de l’Àliga de Alcover

Este listado estaría cojo si no mencionara el Niu de l’Àliga de Alcover, uno de las piscinas naturales de Tarragona más visitadas. Tiene tantas cosas buenas como malas.

En el lado de lo bueno, está una ruta con un bonito salto de agua. En el lado de lo malo, una ruta con tantos visitantes que ha perdido parte de su encanto.

El Niu de l’Àliga está en el valle del río Glorieta. De hecho, si nos remontamos río arriba, llegaremos a Fonts de Glorieta, con más pozas y saltos de agua.

Puedes aparcar en el área recreativa del Mas del Forès. Eso sí, deberás pasar por caja. Antes se pagaban unos 5€, cantidad que sube a 10€ en temporada alta.

Mi recomendación es que vayas al Niu de l’Àliga en invierno u otoño. Sé que apetece menos hacerlo en esas estaciones, pero así se puede disfrutar más.

Salto de agua de Les Tosques de Capafonts
Les Tosques, de camino a la Font de la Llúdriga

La Font de la Llúdriga de Capafonts

La Font de la Llúdriga es considerada el nacimiento del río Brugent. Está en el término de Capafonts, el pueblo de la costa dorada que parece sacado de un belén.

El camino hasta la Font de la Llúdriga no requiere grandes esfuerzos. Pueden visitarla grandes y pequeños a través de un bosque de hadas. Es precioso en otoño.

Antes de llegar a La Font de la Llúdriga, pasamos por Les Tosques. Estas piscinas y saltos de agua constituyen unos baños en los que darse un chapuzón.

Los meses de junio, julio y agosto pierde algo de su toque por la sequedad. Por eso, mi consejo es que las visites en primavera o, incluso, en invierno.

El recorrido se puede alargar hasta la Cova de les Gralles si te quedas con ganas de más. Es una cavidad en la roca por la que desciende una cola de caballo.

Esta es una de las piscinas naturales de Tarragona cuyo entorno proporciona más posibilidades. Si buscas alargar el recorrido, es la opción adecuada.

Toll de la Manugra, una de las piscinas naturales de Tarragona.
El Toll de la Manugra

El Toll de la Manugra de Capafonts

El Toll de la Manugra es una de las piscinas naturales de Tarragona emparentadas con el Toll de l’Olla y el Toll de L’Esqueix. La razón: forman parte del mismo valle.

Esta poza está situada en la zona de Les Fous, entre un risco y unos grandes bloques de piedra cuya agua refleja el verde de la vegetación.

Unos metros más abajo, encontrarás La Manugra. Es una piedra muy característica. Se llama así por su parecido a la seta nombrada de igual forma.

De nuevo, estamos en Capafonts, un lugar precioso. Se me ocurre que puedes visitar tanto Les Fous como La Llúdriga en un día. ¡Siempre y cuando tengas energía!

Piscina junto a Toll de L'Esqueix
Poza del Toll de L’Esqueix

Tus piscinas naturales de Tarragona

Ahora que ya conoces mis piscinas naturales de Tarragona favoritas, ve a los comentarios y dime cuáles añadirías tú. ¡A ver si todavía me llevaré una sorpresa!

Este ranking está vivo. Dicho de otra manera, lo voy actualizando a medida que visito más piscinas naturales. La próxima vez que vuelvas, seguro que hay algo nuevo.

Por cierto, si tienes alguna información relevante sobre alguno de estos gorgs, escríbela en los comentarios y la añadiré para que todos la podamos tener en cuenta.

Santi García

Soy Santi, me flipa el gazpacho y mi sueño es visitar el Everest. En Camino con Santiago, comparto rutas, mitos y leyendas de la Costa Dorada.

Dejar comentario