Camino con Santiago

La Mussara: todas sus desapariciones y leyendas urbanas

Vistas de La Mussara

Una leyenda urbana es un suceso que se nos presenta como real a pesar de incluir en su haber elementos sobrenaturales, inverosímiles o improbables.

Rodeada por su característica niebla, La Mussara está envuelta por un halo de misticismo. No en vano, es una de las mecas del misterio en Catalunya.

¡Será por leyendas!

Por ejemplo, en la leyenda de la muerte de Cercós, se nos cuenta cómo supuestamente se profanó el cementerio en busca de un fallecido guerrillero.

No es la primera ni última historia inquietante. Sin ir más lejos, en La Mussara desapareció Enrique Martínez mientras recogía setas. Jamás lo encontraron.

¿Quieres saber más?

En este artículo, repaso todas y cada una de las leyendas de La Mussara. Tanto aquellas sobre las que habrás oído hablar como aquellas que han caído en el olvido.

Cruz ubicada en el cementerio de La Mussara. Aquí fue enterrado Cerós.

1873. La leyenda de la muerte de Cercós

Isidre Pàmies i Borràs, conocido popularmente como Cercós, fue un guerrillero carlista que se ganó el odio de sus enemigos durante la tercera guerra carlista.

Durante los hechos que condujeron a la batalla de Prades, una bala de fusil le alcanzó el pecho. Así, fue trasladado a La Mussara para ser atendido por el pastor.

No se pudo hacer nada.

Cercós fue enterrado días después en el pequeño cementerio de La Mussara. Sin embargo, el lugar exacto en el que recibió sepultura no trascendió a propósito.

Empezó a correr el rumor de que el guerrillero seguía vivo. La noticia llegó a los enemigos, quienes decidieron buscarlo y acabar con su vida de una vez.

Vaya sorpresa se llevaron.

Ya en el pueblo, se encontraron con las casas cerradas. Como no había rastro de Cercós, interrogaron a las pocas personas mayores que salieron a su paso.

Pronto descubrieron que no sólo estaba muerto, sino enterrado allí mismo. De esta manera, cegados por el odio, decidieron desenterrarlo y hacerlo pedazos.

Sí, profanaron el cementerio.

Sacaron hasta 5 féretros del camposanto. Entre ellos, el de una mujer que había fallecido en el parto días atrás y el de un niño cuya madre estaba presente.

Cuando creyeron que habían dado con Cercós, resultó tratarse de la caja de una señora mayor a la que más de uno acusó de bruja. Ya astaban exhaustos.

El líder de la patrulla, hasta las narices de la situación, mandó llevar a cabo un fusilamiento simbólico contra la señora. Cargaron y dispararon.

La caja cayó al suelo.

Tan pronto las balas alcanzaron el cuerpo y el féretro, este cayó de la pared en que se apoyaba. Parecía tratarse de una maldición por los crímenes cometidos.

La patrulla huyó a sabiendas de que habían coqueteado con lo desconocido. Eso sí, se quedaron a las puertas de conseguirlo: la caja de Cercó era la siguiente. 

Haz clic aquí si quieres conocer todavía más sobre la Leyenda de la muerte de Cercós. Así descubrirás cómo fue el antes, durante y después de la muerte del guerrillero.

La iglesia de San Salvador de La Mussara. Aquí aparecieron las figuras fantasmagóricas.

1991. La desaparición de Enrique Martínez

Sin lugar a duda, la desaparición más sonada fue la de Enrique Martínez el 16 de octubre de 1991, quien buscaba robellones y espárragos con 2 amigos.

A pesar de conocerse bien la zona, Enrique enmudeció. Preocupados, los amigos acudieron al último punto en el que lo escucharon. ¡Sólo estaba su cesta!

Creyeron que podría haber vuelto al coche. No fue así. Allí estaba su vehículo perfectamente estacionado junto a su medicina y la documentación.

¿Dónde se había metido?

Se activo un dispositivo de búsqueda multitudinario. Más de 200 soldados del Campamento Militar de Los Castillejos se movilizaron, así como otros 50 militares de un cuartel.

Ante la escasez de avances, se abandonaron las labores de búsqueda. Eso sí, los incombustibles amigos de Enrique prosiguieron detrás de cualquier pista.

Aquí viene lo paranormal.

Los amigos que lo habían acompañado el día de su desaparición regresaron meses después a La Mussara para encontrar respuestas. Les cayó la noche encima.

De repente, escucharon ruidos que provenían de la iglesia de San Salvador. Al asomarse, observaron a 7 figuras fantasmagóricas con hábitos de monje.

Poco después, desaparecieron.

Pulsa aquí si quieres conocer en detalle la desaparición de Enrique Martínez. Te la cuenta de principio a fin incluyendo el encuentro con lo paranormal.

El antiguo refugio de Les Airasses. ¿Una puerta a otra dimensión?

Una puerta a otra dimensión

Antes siquiera de que Alá creara a los hombres con arcilla y barro maleable, hizo lo propio con los genios, que estarían compuestos de fuego sin humo.

De acuerdo con el libro sagrado de El Corán, los Yinn son entes de libre albedrio que, a pesar de vivir en La Tierra, residen en una dimensión paralela.

No son tan diferentes de los hombres en tanto que se alimentan, se casan e incluso se reproducen. Lo que nos interesa concretamente es dónde viven.

A pesar de que no he encontrado la referencia exacta en el libro sagrado, múltiples blogs indican que pueblan lugares en ruinas o abandonados.

Las piezas parecen unirse.

Se dice que los árabes, a su paso por La Mussara, trajeron consigo a estos seres que se instalaron en una dimensión paralela cuya puerta está en el pueblo.

Este acceso sería una piedra que los aficionados a lo desconocido no ubican con claridad. Bastaría con pisarla para transporte a la dimensión alternativa.

Y aunque no son necesariamente seres malignos, los Yinn tienen diferentes facultades. Por ejemplo, pueden adoptar cualquier forma física o poseer cuerpos.

De aquí proviene el genio de Aladín.

De este modo, esta teoría explicaría el origen de las extrañas desapariciones de La Mussara. O bien es obra de estos genios o bien es obra del portal.

La vegetación engulle una antigua casa de La Mussara

¿Qué dicen los habitantes de La Mussara?

Anton Agustench Bonet nació el 1913 en La Mussara y la abandonó en 1946. Después de tantos años, ¿quién mejor para contarnos qué hay de cierto en todo esto?

Por suerte, dejó por escrito cuáles fueron sus vivencias, la forma de vida o la historia del pueblo, recogiéndose años más tarde en el libro Recuerdos de la Mussara.

La pregunta es… ¿Habla Agustench de sucesos paranormales?

Sí y no. Lo más extraño que nos cuenta es cuando un carnero quedó atrapado en una grieta que más tarde conoceríamos como El Portell del Marrà.

El caso es que no había manera de sacarlo ni para adelante ni para atrás, así que al final despedazaron al marrà o carnero. De ahí el nombre.

En definitiva, el misticismo de su característica niebla, sumado a la sonada desaparición de Enrique Martínez, debieron disparar las elucubraciones.

En este caso, la ficción supera a la realidad.

La masía de Joan Pau, clave en la leyenda de Cercós.

Más mitos y leyendas

Si quieres recorrer por tu propia cuenta el pueblo abandonado de La Mussara, te recomiendo esta excursión por el Camí de les Campanilles. ¡Es la leche!

¿Te has quedado con ganas de saber más? Te recomiendo que leas con atención este artículo en el que recopilo toda la información que tengo sobre La Mussara.

En el caso de que busques leyendas, lee este artículo sobre las Leyendas de Siurana, uno de los pueblos más bonitos de las montañas de la Costa Dorada.

Santi García

Soy Santi, me flipa el gazpacho y mi sueño es visitar el Everest. En Camino con Santiago, comparto rutas, mitos y leyendas de la Costa Dorada.

Santi García

Soy Santi, me flipa el gazpacho y mi sueño es visitar el Everest. En Camino con Santiago, comparto rutas, mitos y leyendas de la Costa Dorada.